Español

Tucumán, Valles Calchaquíes & Salta


De una capital portuaria con pasado arrabalero -y sin escalas- al Norte, coordenada fecunda en delicias regionales, vinos irresistibles, siestas eternas, ponchos coloridos, vidalas sinceras y geografía infinita.


Día 1

BUENOS AIRES | TUCUMÁN

El chofer los llevará hasta Aeroparque justo a tiempo para tomar su vuelo con destino a Tucumán. En destino, el guía les dará la bienvenida y los acompañará por la mañana a recorrer la ciudad que viera nacer la independencia, aquél mítico 9 de Julio. Pero no sólo está el célebre papiro con aquel sagrado documento -celosamente resguardado-, sino también las esculturas de Lola Mora, plazas, iglesias, casas antiguas y bares típicos. Y claro, las empanadas, que abundan por doquier y embelesan los sentidos serán el almuerzo imperdible. Emprenderán viaje hacia Tafí por ruta provincial 38, pasando por las ruinas Jesuíticas de San José del Monte de los Indios Lules, adonde podrán apreciar la arquitectura Jesuítica del siglo XVII. Desde Acheral, empalmarán la ruta a los Valles Calchaquíes hasta ascender a la montaña por la Quebrada de los Sosa entre una frondosa vegetación selvática y los ríos que bajan de las altas cumbres para llegar a Tafí del Valle. Inés, anfitriona de la Estancia Las Carreras los estará esperando para brindarles todas las comodidades necesarias para un profundo descanso, luego de un día intenso de viaje. La memoria calchaquí se verá reflejada en cada detalle de la estancia; techos de tiento y paredes de adobe. Las habitaciones visten textiles realizados por hiladoras locales, usando tinturas extraídas de los tuétanos de la naturaleza; de los nogales toman el color marrón, del azafrán el naranja, de la lavanda el azul y del sauce el amarillo.

Día 2

ESTANCIA LAS CARRERAS

Despertará en un lugar mágico, noble, con la sensación de vivir en tiempos de antaño. En el desayunador los esperan dulces caseros -que en la zona son religión-, pan caliente, té con hierbas (un clásico) y tortas caseras. La visita a los corrales adonde crían el ganado para hacer los quesos, la huerta orgánica, los galpones donde se almacenan papas, frutillas y pasturas, harán del día un recuerdo muy campestre. La Quesería es uno de los grandes orgullos del lugar que podrán visitar. Siguiendo la misma receta Manchega introducida por los Jesuitas hace 300 años atrás, hoy se identifican con la letra "M". Desde esta construcción modernísima, salen día a día 100 quesos; de páprika, pimienta, orégano. Todos deliciosos. Luego del almuerzo, la cabalgata por la Quebrada del Portugués es el plan favorito. Llegada la noche, Luis el chef, le recomendará una variedad de platos regionales. Los rollitos de quesillos Tafí acompañados de un buen vino del norte serán el maridaje sublime.

Día 3

RUINAS DE QUILMES | CAFAYATE | MOLINOS

El día propone el cruce de fronterizo hacia Brasil para realizar la visita al Parque Nacional de Foz de Iguazú, adonde encontrará la mejor vista de las Cataratas. Una vez dentro del parque, la naturaleza se encargará de deleitarlos con mariposas de interminables colores. Dado que la mayoría de los saltos se encuentran del lado argentino, el parque brasileño cuenta con una sola pasarela, desde donde se disfruta una vista panorámica increíble. Frente al salto Floriano, se encuentra el mirador al que podrán acceder por un elevador que lo convierte en un punto estratégico para las mejores fotos del viaje.

Día 4

BODEGA COLOMÉ

El hotel-estancia se luce en cada detalle de su decoración cuidada. Luego del desayuno podrá apreciarlo en el gran patio, salas de estar, biblioteca y el encantador restaurante. Thibault Delmotte es el enólogo de la bodega y quién los recibirá para recorrerla. Aquí degustarán vinos típicos en la bodega más antigua en funcionamiento de la Argentina que data de 1831.Disfrute del aire puro y el tiempo libre. De una caminata por la huerta biodinámica, una visita a la casa de la mamá de Laura que hace unos quesos increíbles, del silencio, de la piscina y hasta de una degustación de mates. Los "must" para la cena: el brie apanado con verdes, la bondiola glaseada con ratatouille de verduras en pan de arroz acompañados de una copa de los Malbec o Cabernet Sauvignon exclusivamente diseñados para los huéspedes. Una exclusividad absoluta.

Día 5

BODEGA COLOMÉ

Los caballos lo esperarán a media mañana para recorrer los viñedos y los cerros por caminos señalizados. Podrán ir acompañados por un guía de la estancia si lo desean. En la Piedra de Meditación se quedarán asombrados con la inmensidad del paisaje, la naturaleza viva y pura de uno de los pocos lugares en el mundo que despliegan tanta belleza natural. Antes del atardecer podrá relajarse con un masaje de 60 minutos, mientras en su habitación estarán preparando un baño de hierbas autóctonas. La degustación de despedida, previo a la cena, será memorable. La llaman Degustación del Hess Group. Aquí desfilarán las mejores etiquetas: Hess Collection Mount Veeder 2003. Peter Lehmann Clancy's 2004 y Stonewell 2000; Glen Carlou Gravel Quarry 2004 y Grand Classic 2003 entre otros. Especial para paladares exquisitos.

Día 6

COLOMÉ | SALTA

Será difícil dejar Colomé. Pero los espera una visita por Cachi para visitar sus sitios arqueológicos. El paisaje está dominado por el imponente macizo con sus ocho cumbres y por el fértil valle. El pueblo se caracteriza por sus iglesias de adobe pero de señoriales campanarios. Un punto panorámico en el que vale la pena detenerse es la Piedra del Molino y a partir de aquí empezará el zigzagueante descenso hasta la Cuesta del Obispo y la Quebrada de Escoipe. Finalmente llegarán a Salta. House of Jasmines es la propiedad elegida. Consagrada por Travel & Leisure como una de las cincuenta casas más románticas del mundo.

Día 7

HOUSE OF JASMINES

Un exquisito desayuno los estará esperando para reponer energías. House propone días hedonistas, sin agendas, ni apuro, un menú de aromas y experiencias sensoriales. Un cálido living en el que se aprecia el perfume de naranjas recién cosechadas, el camino de las rosas que invita a una caminata de sueños y un dulce aroma de la cocina invitará a disfrutar de un té de a dos con alguna delicia pastelera. House encierra también una historia romántica. La del actor Robert Duvall y su actual esposa. El azar los reunió hace nueve años en una panadería de Buenos Aires, donde Duvall compraba galletas para tomar el té con unos amigos y ella compraba masas para llevar a su oficina. Al momento de comprar una casa, decidieron que sea en Salta y así nació este pequeño lugar de lujo. Conservaron su estilo colonial y el piso con baldosones de la época, tiene cueros de vaca curtidos a modo de alfombras al pie de los sillones. Las 7 suites están decoradas con exquisito perfil romántico. Su estadía de 3 noches en Salta les permitirá visitar además de la ciudad distintos paisajes jujeños como Purmamarca y Salinas Grandes.